ADOLF EICHMANN

 

Adolf Eichmann (Sturmbannführer de las SS) nació en 1906 en Solingen y poco después se trasladó con su familia a Linz (Austria). Tras empezar los estudios de ingeniería que no terminó, fue obrero, vendedor y representante para una empresa petrolera. En 1932 se afilió a la NSDAP austriaca y en 1934 fue trasladado a Berlín, a la así llamada sección de judíos II 112 del servicio de seguridad (SD).

En 1938, siendo ya un experto del "problema judío", volvió a Austria y construyó en Viena la "central para la emigración judía", el único departamento autorizado a conceder permisos de salida a los judíos de Austria, más tarde también a los de Checoslovaquia y finalmente a los de todo el Reich. En diciembre de 1939, Eichmann fue trasladado al RSHA, haciéndose cargo de la sección IV D 4 (a partir de 1942 sección IV B 4) para "asuntos judíos y de desalojo". A partir de 1941 su sección organizó los transportes en masa de los judíos a los campos de exterminio. Cuando se llevaban a cabo las deportaciones, Eichmann destacaba por su frialdad, aunque nunca fue un antisemita fanático y siempre afirmaba que él no tenía nada personal en contra de los judíos. Otra muestra de su ambición eran sus constantes quejas al no poder cumplir con las cuotas previstas de exterminio en los campos de la muerte. Cuando hacia el final de la guerra incluso Himmler se mostró más moderado, Eichmann ignoró su orden de suspender los gaseamientos, sabiendo que sus superiores más inmediatos le seguían cubriendo las espaldas.

Internado tras el final de la guerra, Eichmann logró escaparse de un campo americano y huyó a Argentina. En 1960 fue descubierto por el Servicio Secreto israelí en las afueras de Buenos Aires y secuestrado a Jerusalén, donde fue llevado a juicio. En diciembre de 1961 fue condenado a muerte y ejecutado en junio de 1962.